Skip links
Explore
Drag

La empresa híbrida y analítica: Hacia un nuevo modelo de empresa industrial

La imagen de portada está generada por la inteligencia artificial DALL-E Mini

Una empresa híbrida y analítica es aquella empresa industrial que ha sido capaz de integrar una oferta combinada de producto y servicio y, a la vez, mejorar el rendimiento de su oferta mediante el uso de tecnologías digitales. La transición no es sencilla pero la hibridación y la analítica conforman el futuro del liderazgo industrial.

Así se pone de manifiesto en el estudio “Empresa híbrida y analítica: caracterización y aplicabilidad” elaborado por los profesores Ferran Vendrell-Herrero, de la Universidad de Birmingham, Oscar F. Bautista, de la Universidad de Granada, José Antonio Campos y Marco Opazo, de la Universidad de Deusto, y publicado por el Ministerio de Industria en su monográfico sobre Servitización Industrial de 2021.

Para entender mejor este nuevo concepto de empresa híbrida y analítica, los autores describen, inicialmente y por separado, qué es una empresa híbrida y qué es una empresa analítica.

 Empresa híbrida

Es un hecho que algunas empresas, especialmente en el caso de industrias manufactureras y tecnológicas, están ofreciendo una oferta híbrida que contiene productos y servicios.

La forma en que las empresas implementan la oferta híbrida depende de su sector originario: las manufactureras, mediante un proceso de servitización ofrecen tanto servicios básicos como servicios más avanzados que sustituyen los intercambios transaccionales por contratos basados en el uso y rendimiento del producto. Las empresas de servicios tecnológicos, por el contrario, empaquetan sus servicios agregando productos tangibles (por ejemplo agregar un teléfono móvil a una oferta de servicios).

Vemos, por tanto, que la hibridación tiene dos vertientes: la servitización y la productización:

  • La servitización implica una transformación del modelo de negocio en el que un número cada vez mayor de servicios están integrados y respaldados por un producto central (por ejemplo una suscripción a una batería para bicicleta eléctrica a través de la cual el cliente industrial obtiene una serie de servicios ventajosos sin necesidad de comprar, Caso Okawa). La servitización ofrece a las empresas manufactureras de los países desarrollados, la oportunidad de innovar y diferenciarse redefiniendo los modelos de negocio y desarrollando nuevos conceptos de valor para escapar de la feroz competencia.
  • En el caso de la productización, las empresas de servicios adoptan productos tangibles para estandarizar sus ofertas y mejorar su eficiencia a través de mayores economías de escala. La productización generalmente se enfoca a empaquetar y entregar servicios digitales en forma de producto. Por ejemplo, la empresa Peloton empaqueta numerosos servicios digitales en una bicicleta.
 Empresa analítica

El desarrollo tecnológico permite que las organizaciones puedan ofrecer productos inteligentes y conectados que proporcionan soluciones autónomas a sus usuarios.  Igualmente, ofrecen la oportunidad de mejorar las capacidades analíticas de las empresas.

El marco estándar para productos conectados e inteligentes presenta una clasificación según el grado de capacidad analítica del producto. Esta clasificación progresa a través de la secuencia: monitorización, control, optimización y capacidades autónomas.

En un primer nivel de capacidades analíticas, las empresas pueden adoptar sistemas de monitorización en tiempo real mediante sensores para monitorizar diferentes parámetros y propiciando la interacción entre proveedores, usuarios y máquinas.

En segundo y tercer nivel están los sistemas basados en algoritmos. Existen sistemas que nos permiten predecir problemas emergentes y otros, además, diagnosticar y recomendar soluciones optimizadas.

Finalmente, los procesos de monitorización en tiempo real y el uso de algoritmos predictivos y diagnósticos pueden permitir que los productos desarrollen la capacidad de tomar decisiones autónomas.

Encuesta a 116 empresas

El estudio también abordó una encuesta a directivos de 116 empresas de los ámbitos industrial y tecnológico. Este estudio indica que, dentro del tejido empresarial, los procesos de construcción de la empresa híbrida y la empresa analítica son bastante comunes, pero no tienen por qué coincidir en una misma organización. En la muestra hay un 41% de empresas híbridas y un 36% de empresas analíticas, pero solo un 16% que combine ambas. También concluye que las sinergias entre hibridación y productos conectados/inteligentes se dan más en empresas tecnológicas (productización).

El estudio muestra que la transición a empresa híbrida y analítica no es sencilla pero puede llegarse a realizar con recursos internos y un plan estratégico claro. Las empresas que quieran realizar esta transición deben tener en cuenta que las ganancias financieras no tienen por qué materializarse en el corto plazo, aunque nuestros resultados tampoco muestran evidencia de pérdidas. La transición, por tanto, debe hacerse con miras a mejorar la posición competitiva en el largo plazo.

Leave a comment