Por María Roch
Ingeniera Industrial en IDDI Design

El Día Mundial de la Filosofía 2021 abre un debate sobre las diferentes interacciones de los seres humanos con su entorno social, cultural, geográfico y político, con el objetivo subyacente de comprender mejor la contribución de la filosofía a esta nueva sociedad que se enfrentan a serios desafíos. Para IDDI, la filosofía, y más concretamente el pensamiento socrático, es una herramienta fundamental en los procesos de diseño ya que nos ayuda a salir de lo abstracto para aterrizar las ideas. Por tanto, celebramos y nos unimos con entusiasmo a esta conmemoración de la UNESCO.

Somos conscientes de que no podemos entender todo lo que nos rodea con una frase de Mr. Wonderful, ojalá. El pensamiento funciona de forma diferente: es normativo, requiere de la ética y necesita tener claro hacia dónde ir, para así establecer la mejor ruta y conseguirlo.

Hoy en día, la toma de decisiones, a nivel empresarial, resulta mucho más difícil debido al impacto de las mismas y es por eso que nos anticipamos a las posibles consecuencias, sobre todo a las que puedan ser nefastas. Esto viene propiciado por el momento volátil, ambiguo y complejo en el que nos encontramos inmersos.

En esta época de incertidumbre es donde se ha forjado IDDI Design y en medio de la pandemia por Covid 19 fuimos capaces de llevar a cabo un gran proyecto tecnológico en tiempo récord y eso, sin duda alguna, ha fortalecido aún más nuestras capacidades y prospección empresarial. ¿Cómo lo hemos conseguido? Entre otras razones, aplicando la filosofía en los procesos de reflexión y poniendo en práctica herramientas imprescindibles de pensamiento como el diálogo socrático. En este momento, un coro de pajaritos rodea tu mente… aguarda un momento que ya mismo les dejamos volar.

El diálogo socrático, podríamos decir que se trata de una composición creada a principios del siglo XX por Leonard Nelson, es una herramienta de pensamiento colaborativo, cuyo objetivo es construir en comunidad. Se trata de sumar, de crear desde una perspectiva diferente, y de este modo, en los puntos álgidos surge la creación de lo divergente.

Desde IDDI aplicamos esta herramienta para conseguir una dosis extra de estimulación. En primer lugar, comenzamos el diálogo con argumentos sólidos que son fundamentales, continuamos con ejemplos y contra ejemplos. A través de este proceso, ordenamos nuestros pensamientos. Un miembro del equipo asume el rol de filósofo por excelencia y nos ayuda a salir de lo abstracto para aterrizar nuestras ideas, concretar y convertir en tangible lo etéreo.

Ahora, te lanzo una pregunta: ¿crees que la relación entre la incertidumbre y el diseño es positiva?  Piénsalo un momento.

La incertidumbre forma parte de nuestra rutina, del día a día. Se trata de un aliado que nos reta, hace que nos cuestionemos, que nos pongamos a prueba para ser capaces de crear. Nos obliga a aferrarnos a metodologías que nos ayuden a diseñar productos pensando en su futuro, a todos los niveles.

Y otra más: ¿crees que todo tiene solución?

En este momento, queremos hacer referencia a un término utilizado por la filósofa española Mónica Cavallé que se caracteriza por idealizar a la sabiduría y que se conoce como filosofía sapiencial o ciencia de la vida. Se trata de una rama filosófica que se distingue por ser una actividad que transforma, donde ser y conocer se fusionan. Consiste en llevar a la práctica una verdad que ha sido experimentada con anterioridad. Para esto, el autoconocimiento es clave, ya que nos permite anticiparnos.

Un claro ejemplo es Marco Aurelio, fiel seguidor de la doctrina estoica, emperador romano que vivió situaciones durísimas y supo cómo enfrentarse a ellas. Por si no lo sabías, él también sobrevivió a una pandemia. Todo esto, empleando nuestra parte más filosófica nos lleva a una conclusión simple, real y necesaria. Pandemia, pensamientos, diseño, metodologías, empresas… humanidad. Esta es la auténtica solución. Necesitamos ser humanos, desde la “hache” hasta la “ese”.

Un buen punto de arranque es la lectura. En IDDI, empleamos los libros como recurso imprescindible para sacar adelante cualquier reto que nos proponen. Nos gusta tocar de forma directa a la sabiduría, combinar multitud de referentes, aportar nuestro conocimiento, y como un cóctel, agitamos todo y conseguimos el elixir del proyecto.

Hay distintas formas de enfrentarse a lo que conocemos como vida. El equipo de IDDI, lo hace desde un punto de vista crítico, ya que se encuentra intrínseco en el ADN de cada uno de los miembros. De esta forma, la vida es un puzzle.