Skip links
Explore
Drag

De la venta de productos a la venta de servicios, Peloton también se apunta a la servitización

Otra gran empresa ha decidido cambiar su modelo de negocio hacia la servitización, se trata de la norteamericana Peloton Interactive Inc. que, en vez de vender bicicletas, quiere que sus clientes tengan una suscripción mensual combinada de bicicleta y contenidos.

Esta nueva estrategia se probará inicialmente en tiendas de Florida, Minnesota, Houston y Denver. En total serán  nueve establecimientos los que ofrecerán esta opción. Este piloto se aplica únicamente a la bicicleta estándar de la empresa, que actualmente cuesta 1.495 dólares.

Es el primer cambio importante de la compañía bajo la dirección de Barry McCarthy, que asumió el liderazgo en febrero. Este cambio de modelo se alinea con la experiencia de McCarthy como exdirector financiero de Netflix inc. y Spotify Technology SA, dos empresas de éxito en el ámbito de la economía de las suscripciones.

En una entrevista publicada en  The Wall Street Journal, McCarthy lo explica:

Diría que mi aprendizaje tanto en Netflix como en Spotify es que hay muchas cosas que probamos que pensamos que serían un gran éxito en el mercado y que fracasaron, y hubo muchas cosas que no pensamos que serían impactantes y fueron muy impactante. Así que, al final, la única forma de saberlo es probar y dejar que el mercado te informe qué es una buena idea y qué es una mala idea en lugar de sentarse y debatir interminablemente mientras se seca la pintura”.

El nuevo plan mensual combinado de bicicleta y contenido costará entre 60 y 100 dólares al mes, y los precios variarán según la región.

Los usuarios podrán suspender el servicio y devolver la bicicleta en cualquier momento. Los clientes también tendrán la opción de comprar la bicicleta y solo pagar la cuota mensual de contenido.

Esta estrategia de suscripción es similar a la utilizada para las impresoras de inyección de tinta, en las que los ingresos provenientes de la recarga de los cartuchos de tinta son más importantes que las ventas de las propias impresoras.

Leave a comment